fbpx

La digitalización del pequeño comercio: reinventarse o morir

Digitalización pequeño comercio

Compartir artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Baleares lleva perdiendo una media de unos 250 comercios al año desde 2008 y es que, si en ese año había 13.091 empresas de comercio, en 2019 se habían disminuido a 10.354 tal y como se puede apreciar en el Directorio Central de Empresas (DIRCE), publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Es decir, de 2008 a 2019 se han perdido 2.737 comercios, la mayoría de ellos pequeños comercios.

Pero, ¿cómo competir contra grandes empresas? Rebajas continuas, precios muy bajos y una alta inversión en estrategias de marketing agresivas son varios de los factores con los que el pequeño comercio no ha podido competir.

A esto hay que sumar el innegable cambio de comportamiento de los clientes y el avance tecnológico. Y es que, en la actualidad, utilizamos con frecuencia nuestro dispositivo móvil y éste se ha vuelto un elemento imprescindible en el día a día de gran parte de la población. Nos comunicamos a través de sistemas de mensajería instantánea, las redes sociales ocupan un papel importante en nuestras vidas y cada vez más nos estamos acostumbrando a comprar por internet, gracias a la facilidad de adquirir un producto a través de un simple clic desde cualquier parte del mundo.


“Si el pequeño comercio quiere sobrevivir deberá adaptarse a los nuevos tiempos y trasladar sus fortalezas al mundo digital”


Lo que está claro es que el pequeño comercio no va a poder liderar la batalla del precio ni de la tecnología, si no que debe reforzar sus puntos fuertes: la calidad, la especialización, la cercanía y la atención al cliente. Sin embargo, si quiere sobrevivir en un mercado que no para de cambiar y que resulta cada vez más competitivo, deberá adaptarse al mismo. El reto que debe asumir, entonces, es el de trasladar sus fortalezas al mundo digital.


“La digitalización es todavía una asignatura pendiente para un sector que es mayoritariamente tradicional y automatizado”


Sin embargo, la digitalización es todavía una asignatura pendiente para el pequeño comercio. Cada vez más, los negocios están entendiendo la importancia de la presencia en el mundo digital y es que, en muchos casos, tienen que elegir entre adaptarse a las nuevas tecnologías o echar el cierre.

Aún así, el pequeño comercio, un sector mayoritariamente tradicional y automatizado, no sabe cómo abordar la digitalización. Saber en qué redes sociales debe estar presente su negocio, qué contenido de interés publicar para atraer a sus clientes potenciales, tener una página web que sirva de carta de presentación en el mundo online, estar geolocalizado en Google, ofrecer un servicio de atención al cliente digital e, inlcuso, ofrecer sus productos mediante una tienda online, son muchas de las cuestiones que el pequeño comercio necesita plantearse y responder si quiere plantarle cara a esta nueva era digital.

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe todas las noticias y novedades referentes al pequeño comercio
Más artículos