fbpx

Ventajas del pequeño comercio

Ventajas del pequeño comercio

Compartir artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Atención personalizada, especialización, calidad de los productos o servicios… Descubre las múltiples ventajas del pequeño comercio

Ya os comentábamos en nuestro anterior artículo que el pequeño comercio no podrá liderar la batalla del precio en la encrucijada en la que se encuentra respecto a las grandes superficies y es que, las cadenas declaran ofertas sustanciales de manera constante y utilizan técnicas de marketing muy agresivas. Donde sí destaca el pequeño comercio es en la atención al cliente, la relación que tiene con éste y su consiguiente fidelización. Y es que son muchos los beneficios que aporta el pequeño comercio:

  • Cercanía. Cuando compras en el negocio de la esquina le estás comprando a tus vecinos, apoyando a tu comunidad, mejorando la economía local y creando redes y vínculos sociales. Ponerle nombre y apellido a tu vendedor/a se traduce en un trato más cercano, un asesoramiento más personalizado y, en definitiva, en una grata y óptima experiencia.

  • Especialización. El pequeño comercio tiene una oferta limitada de productos o servicios, en los que se ha ido especializando a lo largo de los años. Nadie mejor que estos comerciantes para asesorarte profundamente sobre las características de aquello que venden, ya que lo conocen mejor que nadie y están avalados nada más y nada menos que por su propia experiencia.

  • Sostenibilidad y proximidad. Muchos de los pequeños comercios apuestan por ofrecer productos locales, apoyando de nuevo la economía local y reduciendo la huella de carbono producida por las emisiones del traslado de productos que provienen de lugares alejados. Además, ir a pie a la tienda de la esquina resulta mucho más positivo para el medio ambiente que coger el coche para ir a una gran superficie.

  • Empleo local. Las pymes son el motor de la economía española y es que, según datos del Ministerio de Trabajo, en 2020 existen casi tres millones de pymes, de las cuales el 39% son microempresas que cuentan con un máximo de nueve trabajadores. Por lo tanto, el pequeño comercio no solo crea empleo local, si no que genera riqueza y fomenta el emprendimiento.

  • Economía doméstica. Uno de los principales objetivos del pequeño comercio es fidelizar a sus clientes. Es por ello que, por lo general, preferirán que éstos les visiten frecuentemente, gastando cantidades moderadas, pero de manera recurrente, en vez de incitarles o presionarles para adquirir compras que no necesitan o que no se ajustan al presupuesto del cliente.

  • Diversidad e identidad. El pequeño comercio da forma a los barrios, haciendo que ninguno sea igual que otro y aportando una oferta con una variedad de establecimientos completamente singulares y con un carácter único.

  • Vitalidad. El pequeño comercio dota de vida y alegría a los barrios, fomentando el tráfico peatonal y la vida social en las calles.

  • Seguridad. Los comercios ayudan a mejorar la seguridad de los barrios, gracias a mantener las calles con vida, repletas de gente e iluminadas de noche.

  • Turismo de compras. En un mundo cada vez más globalizado, comprar artículos locales o interactuar con dependientes autóctonos se vuelve una experiencia única y especial, en la que el turista puede conocer de primera mano la cultura local, incrementándose el valor de las compras y haciendo más atractiva la visita a nuestra localidad. 

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe todas las noticias y novedades referentes al pequeño comercio
Más artículos